Resumen y Analisis del libro quien se ha llevado mi queso

libro quien se ha llevado mi queso
Cada persona se puede hacer su propia idea de lo que es el queso he ir tras el en busca de la felicidad.

Quien se ha llevado mi queso

Como adaptarse a un mundo en constante cambio

Involucra a cuatro personajes, dos ratoncitos y dos personas pequeñas del tamaño de los ratoncitos, todos corrían en un laberinto buscando el queso del cual comían y los hacía felices.

Aunque son seres completamente diferentes, tenían algo en común y era que todas las mañanas se ponían su ropa deportiva antes de salir a recorrer el laberinto en busca de su queso.

El laberinto era un lugar lleno de pasillo y salas, aunque también había rincones oscuros y callejones sin salida que no llevaban a ningún sitio.

Los ratones utilizaban el método del “tanteo” para buscar su queso en el laberinto, el cual consistía en recorrer un pasillo y si veían que estaba vacío daban media vuelta y recorrían otro, solo guiándose por su olfato.

Como te puedes imaginar, a veces se perdían, daban muchas vueltas y seguido se encontraban con callejones sin salida.

Por su parte las pequeñas personas, utilizaban un método muy distinto que se basaba en su capacidad de pensar y aprender de sus experiencias pasadas, pero en ocasiones sus creencias y emociones los confundían.

Un día los cuatro protagonistas encontraron el queso que tanto habían estado buscando, después de eso, todos los días se ponían sus ropas deportivas y se dirigían hacia la central donde habían encontrado el queso.

Tanto así que pasaron días y ese suceso se convirtió en rutina, costumbre, caminar hasta donde estaba el tan preciado queso.

Siguieron pasando los días, y los hábitos que tenían las personas fueron cambiando, de forma que se levantaban más tarde, se vestían más despacio porque al fin y al cabo sabían dónde estaba el queso y como llegar hasta él. Como ya habían encontrado el queso se sentían muy confiados.

Esto te interesa:  Los mejores libros sobre control del estres e inteligencia emocional

El laberinto era un lugar lleno de pasillo y salas, aunque también había rincones oscuros y callejones sin salida que no llevaban a ningún sitio.

Por su parte los ratoncitos seguían haciendo su trabajo igual. Todos los días salian de su casa hasta la central del queso y al llegar la inspeccionaban cada rincón, para saber si no había cambiado algo la noche anterior.


Leer también:


Una mañana llegaron todos a la central de queso y se dieron cuenta de que no había más queso, fue grande su sorpresa para las personitas, pero los ratoncitos no sufrieron ninguna sorpresa, ya que ellos si se habían dado cuenta de lo que pasaba he inmediatamente sabían lo que tenían que hacer.

Pera los ratones no se perdían en análisis profundos de las cosas, y tampoco tenían que cargar con complicados sistemas de creencia.

Para los ratones la solución era simple la situación en la central de queso había cambiado, por lo tanto, los ratoncitos decidieron cambiar, ambos iniciaron de nuevo su rutina, uno olfateaba el queso y el otro salía a toda prisa a buscarlo. Poniéndose en marcha el mismo día en busca de nuevo queso.

Para las personitas fue diferente, ya que llegaban tarde a la central y como no se habían dado cuenta de la situación, esta los tomo desprevenidos.

Su actitud ante la situación que se presentaba, fue comenzar a gritar y de enojarse, incluso una de las personitas ante tal situación irreversible como la que tenía enfrente y negado a verla decidió desconectarse de la realidad y no hacer nada.

Esto te interesa:  Marketing Digital. Posicionamiento SEO, SEM y Redes Sociales

Análisis del libro ¿quién se ha llevado mi queso?

Como puedes ver el queso es una parábola de los que las personas quieren alcanzar en la vida, ya sea, estudiar la carrera de sus sueños, ser solvente, una casa hermosa, una persona con quien compartir su vida incluso in negocio o un trabajo.

Cada persona se puede hacer su propia idea de lo que es el queso he de ir tras él en busca de la felicidad.

Cuando finalmente conseguimos el queso, no podemos sentir felices y equilibrados, pero si lo perdemos produce en nosotros una experiencia traumática y de muchísimo dolor.

La vida no es un pasillo sino un laberinto donde debemos hallar nuestro camino perdido y confundidos una y otra vez.

Si llegamos a tener fe en la búsqueda del queso, tal vez podamos encontrar una puerta y tal ves nos sea la que esperábamos al final nos dará estabilidad y si seguimos buscando es muy posible que encontremos nuevas oportunidades

Ya sabes que si te gusto el resumen y análisis del libro lo puedes compartir en tus redes sociales y llevar el contenido a más personas que lo necesiten.

Artículos que te pueden interesar:

Valoracion
[Total: 3 Average: 2.3]

Deja un comentario